Trabajar en el porno

Sé tu propio jefe: especialízate en porno amateur

No podemos negar que el negocio de la pornografía en general, y más concretamente en lo que se refiere en los videos porno, se ha convertido en una de las salidas profesionales más populares de los últimos tiempos. Sí, no es ni la más ortodoxa, ni la más elegante, ni la más comentada, porque no todo el mundo que la toma lo difunde alegremente, ya que todavía pesa en mucha gente ciertos prejuicios sobre el tema; pero realmente se está convirtiendo en una opción para mucha gente que lleva tiempo desempleada o, por el contrario, quiere empezar a ser parte del mundo laboral.

Y es que esto es lo más parecido a lo que podríamos llamar “trabajar en lo que más te gusta“, teniendo en cuenta que un gran porcentaje de población consume porno online de manera habitual, y durante varias horas al día; de hecho, también son muchos los que confiesan bajo cuerda que de vez en cuando aplican lo que ven a su vida sexual, con lo que, a poco que busquemos, encontramos a ciertas promesa del cine para adultos detrás de esas palabras. Por eso, quizá los videos de sexo amateur acaben teniendo tanto éxito, porque vemos reflejados en personas normales y corrientes, justo como nosotros, muchas de las maneras y prácticas que vemos en el porno profesional, y que nos parecen propias de gente preparada y con formación en estos asuntos. Pero como puedes ver, todos somos capaces de adquirir estas habilidades y realizarlas en un entorno casero y privado.

He ahí la cuestión: cuando se traspasa ese entorno casero y privado, para hacer de nuestra vida sexual un negocio. A priori, no es una decisión fácil de tomar eso de practicar sexo delante de una cámara, que graba un video amateur que sabes va a ser expuesto a la vista de todos en poco tiempo; y una vez que la tomas, si quieres hacerlo en pareja, tampoco es sencillo encontrar a una persona que quiera vivir esa experiencia contigo. Esos son los principales escollos, y si son superados, entonces la posibilidad de dedicarte al porno amateur empieza a materializarse, porque el plano psicológico es muy importante; y después es hora de fijarse en otros aspectos más técnicos, como por el ejemplo los materiales, el lugar de filmación, los accesorios… y si eres un poco creativo, incluso un decorado o un poco de argumento, por qué no.

¿Y realmente esto del porno amateur da para vivir? Pues te asombraría saber que se vive bastante bien, seguramente no es que te vayas a hacer de oro, pero ten en cuenta que se trata de ser casi tu propio jefe: trabajas cuando quieres, a la hora que quieres, de la forma que quieras y con quien te apetezca como compañero/a. En realidad, es una ocupación que no requiere mucho tiempo, ni tampoco un gran despliegue de elementos para realizarlo. Así, teniendo en cuenta que su poca complicación, merece la pena comparándolo con lo que pagan; y como siempre, también depende de la calidad del trabajo y lo bien que sus protagonistas den en cámara. Aunque, claro, eso sólo se comprueba si uno/a se pone a ello, ¿verdad?

Trabajar como webcamer: el porno en vivo

Si eres chica y tienes una mente abierta para el sexo tal vez te pueda interesar este empleo. Ya hablamos anteriormente un poco de lo que es la industria del porno, de webs como superporno.xxx que son punteras precisamente en este tipo de temáticas. Pero poco hemos hablado de las chicas webcam o webcamers. Por norma general son chicas que emiten desde su propia casa o a veces desde estudios. Pueden emitir en privado para alguien o para grupos. Y básicamente lo que hacen es… lo que quieran. Ellas saben donde están dispuestas a llegar para retener a sus clientes.

Algunos de estos clientes que buscan porno en vivo por internet simplemente quieren hablar, otros quieren masturbarse y otros tan solo mirar a la chica. Así que si quieres trabajar en webcams porno ya sabes, aparte de tener buena presencia debes tener algo que atraiga y retenga a los chicos… que serán básicamente tus clientes.

Para retener excitando a los chicos, muchas mujeres guardan un buen arsenal de dildos o de juguetes sexuales con los que se masturban. De esta forma los chicos no pueden dejar de mirar y aguantan más tiempo.

¿Por qué retener a los chicos? porque las webcamers cobran por minuto. Es decir, no es lo mismo tener a un chico 2 minutos que media hora.

Tal vez te interesa saber un poco sobre la vida secreta de las webcamers antes de meterte de lleno en el sexo en vivo. Piensa que todo tiene sus pros y sus contras, así que antes de todo valóralo bien.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies